Google+ Followers

sábado, 27 de abril de 2013

MAMI SIGUE BUSCANDO SUPERPODERES!!!!

Mientras más escribo, me voy dando cuenta de que en vez de anécdotas y experiencias estoy haciendo una guía de como ahorrar con un bebé. Voy buscando el superpoder de mami ahorradora.
 No es de extrañar que quiera adquirir este superpoder ya que cuando estás en el paro confluye un aumento del  tiempo libre y una disminución de los ingresos.

Pues bien una manera de ahorrar teniendo un bebé es básicamente no ser vulnerable a las vendedoras ni a las madres veteranas. Más concretamente, no hacer caso a todo lo que te digan !!!

En el momento en el que te quedas embarazada ya eres carne de cañón de cualquier empresa de puericultura, y cliente platino de cualquier tienda de productos de bebé a la que sin más inocencia que la de familiarizarte con el nuevo mundo te das una vuelta de vez en cuando  y las dependientas como "buitres" quieren venderte hasta el mostrador con la caja registradora para que tu bebé juegue a las tiendas cuando tenga 12 meses. (Otra cosa que no entiendo ¿porqué cuando un niño llega a tener un año hay mamis que siguen contando en meses? ¿hasta cuándo dejan de decirte los meses y pasan a contar en años? ¿porqué los adultos no van  diciendo que tienen 396, 240 o 490 meses? Pero bueno eso merecerá una reflexión a parte)

Lo primero que una vendedora te aconseja es hacer una lista de nacimiento. ya que así según ellas la gente que te quiere hacer un regalo te va a regalar algo que necesitas y no una tontería inservible. Error!!!
 Me dejé asesorar, me regalarón muchos productos como un esterilizador, un calienta biberones, unos escuchas, una mochila para llevar el bebé, un humidificador... y otros tantos los compré porque los iba a necesitar y nadie me los había regalado.

Cuando salí del hospital me obsequiaron con una guía de primeros cuidados para el bebé en la que me reducían el uso de bastantes productos.  En esa guía hacían referencia a la no necesidad de esterilizar los biberones, siempre y cuando la higiene fuera absoluta , no recalentar el biberón pasada media hora de la última toma, no alejarse de su bebé mientras duerme, mantenerlo siempre bajo supervisión, no lleve al bebé en posiciones poco apropiadas para el desarrollo de su columna vertebral y controle su cabecita. Entonces ¿qué? me encuentro con un montón de aparatos inservibles que envuelven una habitación de bebé también innecesaria ya que B. duerme junto a mi, pasa el día en el comedor en una cuna de viaje  (como valoro a la gente que es capaz de viajar con un utensilio así por que manejar eso es mínimo para culturistas) y lo bañamos y cambiamos en el cuarto de baño.

Conclusión: las madres primerizas necesitamos que alguien nos diga que cosas realmente necesitará nuestro bebé no que nos digan: "cuando tienes el segundo ya no compras ni la mitad de cosas inservibles que adquieres con el primero"

Para poder ahorrar con un bebé la clave es saber  en cada etapa lo que usará y básicamente son pañales y en mi caso leche de fórmula lo demás es prescindible y en algunos caso hasta molesto y complicado.
Por otro lado aún hay una manera de ahorrar más con las cosas básicas, usar pañales de tela, aunque no son aptos para mamis escrupulosas. Y yo, me confieso así, soy escrupulosa y no me da vergüenza admitirlo.
A mi SI  que me da asco la caca, la comida masticada y el olor a leche agria de los reflujos. Admiro a esas mamis que lavan los pañales llenos de caca verde, amarilla ... que después de darle un palito de pan a su bebé se lo retiran y se lo terminan ellas, metiéndose toda la pasta babeada en la boca o después de limpiarle la boca con la mano porque no tiene una  toallita a mano se limpian con su propio pantalón y te miran orgullosas diciéndote "no pasa nada". Las admiro!!! Nunca voy a adquirir este superpoder. Sigo buscando!!!




No hay comentarios:

Publicar un comentario